Peligroso 2013

Ocurre habitualmente que las tradiciones siembran de destiempo las ultimas horas del año y al final termino escribiendo, con prisa, en los albores del siguiente.

Quizá no sea el mejor momento, como años anteriores, de hacer un resumen de lo vivido, porque poco en general hay que remarcar salvo la certeza de que el siguiente no será mejor, pero queda la esperanza de que nosotros, tal vez, si lo seamos.

Os deseo un nuevo año lleno de inquietudes, un año en el que, aunque duela la cabeza y descorazone, no podáis dejar de pensar, de analizar. Porque el año no será fácil, pero ser conscientes del problema que nos atañe es el primer paso para encontrar el camino a la solución. Pero es un camino que hemos de encontrar cada uno de nosotros y nunca, bajo ningún concepto, caer en el error de pensar que son otros los que lo han de encontrar por nosotros. Porque mientras no seamos conscientes del verdadero error no seremos sino víctimas de los mismos engaños.

Es lo mejor que os puedo y nos puedo desear. Por un año lleno de malos momentos que nos ayuden a descubrir el camino a los buenos. Me recuerda siempre alguien que como decía el trovador: “el peligro de pensar, es que puedes comprender”. Sea pues un año peligroso para todos.

2 pensamientos sobre “Peligroso 2013”

Anímate a comentar...