Hasta siempre, Rivera!

El 28 de Enero de 2012, el bar Rivera cerró. Aunque la historia del bar sobrepasa los 20 años, ha sido durante los diez últimos cuando yo he formado parte de su historia. Mejor dicho, cuando ha formado parte de la mía.

Recuerdo cuando mi buen amigo y durante muchos años compañero de piso, Toñuko, se sentó a mi lado el primer día de clase, aquel 2º de Bachillerato y me dijo “Ey tío! Tu vas por el Rivera”. Sumergido en su oscura profundidad. Aquellos años bebí mas jarras de DYC-Cola de las que podré contar jamás, en la mejor compañía, arreglando el mundo, discutiendo, contando historias o cantando.

No pude estar. La muerte de mi abuela, prácticas, exámenes… pero me hubiera gustado despedirme, sentarme en uno de esos barriles, jarra en mano, en la oscuridad y soñar. Soñar como tantas veces hice allí.

Es curioso que ahora, el “Vía Crucis” será un poco mas duro pese a marcar un chato menos. Que al bajar Herreros y ver esas negras rejas que cerraban el bar, tienes la sensación de estar encerrado fuera. De no poder huir y refugiarte. De estar cada día un poco mas atrapado en lo que nos queda.

Esta noche y todas las noches, para la mejor copa, la de “No hay Tregua”, la mitad del refresco quedará en la botella. Fonsi, familia, un raspao, a vuestra salud!