2010: Odisea Dos

A pesar de su obviedad, no he podido dejar de utilizar el titulo de esta entrada. Y es que, si el año pasado lo despedí con una alusión al “Pan y Circo” que había imperado, este año no es sino una prolongación natural de aquel. Porque, en este año que deciden prohibir fumar en los espacios públicos, nos infectan con sus cortinas de humo.

Su último y mas descarado intento, lo tuvimos en el puente de la constitución, con el linchamiento a los controladores aéreos. Y, por descorazonador que parezca, me dieron ganas de aplaudirles, de votarles e incluso subvencionarles la jugarreta, porque ¡vaya! ¡lo hicieron pero que muy bien!

Y es que, esta es una receta de primaria, pero al igual que meterte con la niña que te gusta, funciona a todas las edades. Solo son necesarios tres ingredientes:

  • Un colectivo odiado.
  • Interrumpir vacaciones / ocio
  • Algo que ocultar

Solo hay que poner los tres ingredientes en el mismo recipiente, no hace falta ni agitarlo, porque la agitación aparecerá de forma espontánea. Y sin sentarse a pensar el motivo, la muchedumbre embravecida cargará contra el colectivo que ya venía odiando, al ver sus vacaciones peligrar. Y mientras con sus pataleos y llantos, cual niño que finalmente no obtuvo su caramelo, colman la atención de los predispuestos medios, podrás introducir con toda tranquilidad un paquete de reformas via rectal. Quizá con el tiempo sientan el escozor, pero un “¡Vaya vacaciones por culpa de holgazanes ricachones!” actuará cual bálsamo de Fierabrás. Si por el camino te sacudes cierto cúmulo de filtraciones que estaban empezando a provocar un eccema, pues mucho mejor. Y es que a nadie le importa ser mas miserable mientras otro no viva mejor.

Así pues, el lamento, va hacia todos los que ahi estaban, esperando como autómatas con resorte, para reaccionar con inusitada precisión a las ordenes de sus señores. Listos para, milimetricamente, actuar como se esperaba.

Pero no os preocupéis, porque si por algún motivo alguien levanta la cabeza y se da cuenta de que le han pisado el pescuezo y de que todo va un poquito peor, bastará con aludir al mas mortal enemigo de la humanidad, la “juventud”. Y es que, lo de ser joven esta bien y tal, pero solo mientras lo mantienes. Porque cuando son otros los que lo lucen e, involuntariamente, te lo restriegan, la cosa se pone muy turbia. Y hablo de juventud mas como un “estado social” que como un “estado fisico”. Porque es la sociedad quien te envejece, no el tiempo.

Digo esto, porque no son pocos los que lavan sus miserias con el jabón del “Pero… es que los jóvenes de ahora…”, que parece ser que es neutro y sienta bien en todo pelaje. La pregunta, mas allá de si eso es cierto o no, se queda en ¿Cabría esperar otra cosa? Los mismos que en lo que va de año solo se han inmutado porque “les han fastidiado las vacaciones”. Los mismos que solo protestan cuando su tiempo de ocio, ya sean las mencionadas vacaciones o las fiestas / romería pertinente, se ve amenazado, luego lloran, claman que aquellos a los que han educado, hacen exactamente lo mismo, solo que lo camuflan con la palabra “botellón”, que genera la fatal diferenciación.

Pero no es este un momento para detenerme a analizar todo esto. Llegará, claro que llegará. Porque, aunque este no ha sido mi año mas creativo, si hay una serie de propuestas (y ya lo dije en su momento) que deben salir a la luz. Porque al final, con mas o menos razón, soy de aquellos que gustan lanzar una voz al viento. Porque no importa quien nos escuche, sino la firmeza de nuestro tono. Que no nos constituimos de los que nos apoyan, sino de nuestra voluntad.

Pero no va a ser, pues nunca ha sido la idea, éste un resumen del año político o social que nos rodea. Sino una despedida personal para todos aquellos que me conocéis y seguís (o para los que llegan por primera vez). Y para mi ha sido un año de cambios y experiencias. Porque si importante ha sido mi cambio a nivel académico, mas lo ha sido “El Viaje”. Ese que tanto nos ha enseñado y que, pase lo que pase, SI será eterno. No puedo dejar escapar el año sin dar las gracias, tanto a aquellos que lo hicieron posible, como a los que, de un modo u otro nos acompañaron. Ni vuestra generosidad, ni vuestra hospitalidad, ni vuestra compañía se olvida. Y es mas de lo que puedo decir de muchas personas con las que he compartido muchas mas horas.

En apenas un par de horas llegará mi cambio de año número 25. Mi tercer cambio de década. Pero esta vez no voy a caer. En esta ocasión no habrá un “Feliz Año”, porque la ultima vez alguien lo gafó. Huelga decir que ésto ya no es algo personal, solo hace falta asomarse por la ventana y echar un vistazo. ¡Pero no esa! No la de las luces de colores, la de verdad, por la que entra el frio y a la que tan poco caso hacemos ya.

Otro año que agoniza. Y, lamentablemente, otro año que tiene sobrados motivos para hacerlo.

Feliz Noche… Cerrad los ojos, descansad. Mañana ya arreglaremos el mundo.

Un pensamiento sobre “2010: Odisea Dos”

  1. He tardado 16 minutos en decidirme a leer la entrada! La veía muy extensa y me había acojonado… xD

    Y ya metidos en faena, no te falta una pizquita de razón en todo lo que dices… y lo triste es que todo seguirá igual. Bueno no. Este año hay elecciones, es decir, funciones para el Gran Circo Mundial xD

Anímate a comentar...