OSWC'08: DIA 3 – FINAL

Último dia, últimas horas en Málaga, último desayuno en el hotel. Hoy ha tocado huevos revueltos con jamón y mucho zumo y café, para pasar la resaca lo mejor posible (aunque es la mas leve de las que hemos tenido aqui).

Jornada en la puerta de la Sala Vip con Inés y María hasta que me ha tocado sala. La charla era sobre Open Mainframes, por parte de Fujitsu-Siemens. Sin embargo de esta charla nada puedo decir porque he creido conveniente quedarme fuera, ya que el sueño hacía acto de presencia y no era plan de ponerse a bostezar en la ponencia.

Mientras ésta se desarrollaba y para no quedarme dormido en la silla me he dado unas cuantas vueltas por la parte de arriba, hablando con unos y otros. Al final me he quedado en la puerta de una de las salas charlando con dos azafatas, que estaban más despiertas pero igual de interesadas que yo.

bien acompañado

Después de ésto, lios de un lado para otro, propio de los últimos momentos. A cobrar el viaje, a buscar un par de regalitos y a despedirse de unos y de otros. Después asisitimos a la última charla, que tenia por ponente a Tristan Nitot, Presidente de Mozilla Europa.

Lamentablemente alguien se empeñó en hablar largo, tendido y aburrido antes, haciendo que en la comodidad de las butacas y con el sueño acumulado mis ojitos empezaran a entrecerrarse. Afortunadamente no me dormí  y pude escuchar a Tristan, eso si… con mi capacidad traductora al máximo (a pesar de que se le entendia bastante bien, todo hay que decirlo) pues decidí obviar la traducción simultánea completamente.

En la charla, Tristan nos habló sobre el futuro de Firefox, nuevas funcionalidades y sobre el nuevo Firefox Mobile (cuyo nombre no recuerdo ahora).

Kelvin y Gndolfo currando

Tras la charla, llegó el momento de despedirse de la gente, coger el petate y partir hacia la estación, donde haríamos nuestra última comida malagueña.

Por desgracia, no pude encontrar a Inés ni a María para despedirme de ellas e intercambiar los facebooks, así que ahora estamos perdidos en el ciber-espacio.

Tras comer un plato combinado en la estación, montamos al bus que habría de traernos de vuelta a tierras leonesas. Durante la primer aparte del viaje, fuimos charloteando, hasta que el sueño hizo acto de presencia y dormimos… dormimos… y cenamos en Zafra un señor bocadillo, para volver a dormir, hasta Cáceres, donde ya pudimos dormir otra vez repartidos por el autobús, mucho más cómodos.

El resto del viaje, concluye con una larga charla con el taxista a las 4:30 de la madrugada en el frío zamorano. Frio que sentí como nunca antes, debido quizá al recuerdo del calorcito malacitano. Sin embargo… bien prefiero nuestro nórdico clima invernal que su pegajoso calor otoñal.

Y aqui acaba nuestra epopeya… mucho he tardado en publicar ésta ultima entrega (se me habia olvidado por complet) y la verdad es que poco tenía ya que contar. La próxima vez, si nos acogen, procuraré actualizar en “tiempo real” desde mi iPhone, o al menos, ir “twitteandolo

Anímate a comentar...