Hasta Siempre… Serranos

Así se despidió hace unos dias (ayer, rezaba el articulo cuando lo escribí) una de las series españolas que con mas avidez he seguido.

Tras siete temporadas en antena (la última de tan solo 7 capítulos), la familia Serrano y compañía se despidió ayer de todos sus seguidores. Muchos años quedan atrás de buenos momentos (años que gracias a internet podemos recuperar en cualquier momento), de muchas carcajadas y de horas de entretenimiento.

Los Serrano

Mucha gente se asombra cuando manifiesto que me gusta ésta serie, pero así es. El por qué es muy sencillo. Es una serie desenfadada, sin otra pretensión que la de entretener. No persiguen que estés largas horas estrujándote el cerebro buscando por qués, ni que ansioso esperes el siguiente capitulo para ver como avanza la trama. Simplemente, durante una hora y cuarto a la semana, consiguen que desconectes, que entres en su mundo y que disfrutes de nuestro humor, porque asi es el humor español. El humor que tantas y tantas veces llevamos por los pueblos mis compañeros y yo cuando nos dedicabamos a aquello del teatro.

No es una serie realista. Muchas de sus situaciones lo son, pero se ven exageradas de una manera esperpéntica para cumplir con su objetivo.

Los actores no hacen el papel de su vida, pero… ¿que actor lo hace en una serie? Y más en un país en el que se cuenta con tan poco presupuesto para éste tipo de ficción. He visto a un Resines mucho mas centrado en otros filmes, pero tampoco López Vázquez y Fernán Gómez hacían sus mejores intervenciones en la ya antañona “Los Ladrones Van a la Oficina” (curiosamente junto a Resines), y sin embargo nos deleitaron con algunas de las mas grandes interpretaciones que he visto nunca en algunas de sus películas.

Porque el tiempo es dinero, y sin dinero, no puede recurrirse a una precisa dirección de actores, a preparar adecuadamente las escenas, a rodar mil y un planos en busca de la escena perfecta. Pero así lo hacemos aqui, y ciertamente me encanta. Adivinar el momento en el que acaban de colar una morcilla, ver un corte rápido de plano porque no pueden evitar esbozar una sonrisa, porque, cuando ves como disfrutan ellos haciéndolo, más disfrutas tu contemplándolo.

No sirva esto como excusa para que muchos achaquen falta de profesionalidad en la interpretación española, porque no es ni mucho menos así. Pero hay hueco para todo. ¿Quién nos iba a decir que un muy verde “Principe de Bel-Air”, iba a llegar a algo como “En Busca de la Felicidad”? Y eso, con todo el respeto, con un talento nada comparable al de nuestros grandes.

Y es que por esta serie, han pasado muchos grandes… El genial tándem Resines, Molero, Bonilla. La inigualable y atemporal Julia Gutiérrez Caba, los maestros Alfredo Landa y Jose Luis López Vázquez (aunque éste último en un solo episodio), el gran Miguel Rellán en otra aparición fugaz, un estupendo Alejo Sauras que espero poder ver más en cine, para que tenga ocasión de demostrar lo que desde “Al Salir de Clase” atisbo que puede llegar a darnos (y que poco a poco ha ido demostrando). O unos magníficos Javier Gutiérrez o Belén Rueda (que el tiempo que nos abandonaron los echamos siempre en falta).

Siento si me dejo alguno en el tintero, pero ahi queda la prueba de talentos. Buscadlos en teatro o en cine y veréis lo que pueden dar de sí.

Al final… ésto se me va de las manos y se alarga mas de lo previsto, pero quería despedirme de ellos y defenderlos una última vez. Pues durante cinco años nos han hecho, al menos una vez a la semana, pasar ratos realmente agradables. Ahora solo queda despedirse, esta vez si. Pero no con su “hasta siempre”, sino con un “hasta pronto”, porque espero impaciente sus próximos trabajos.

Un pensamiento sobre “Hasta Siempre… Serranos”

  1. un final un poco raro no?? demasiado tiempo engañandonos para resultar ser un sueño.. o en realidad fue una visión de futuro?? extraño en cualkiera de los dos casos… nunca pense k estarias enganxado a esa serie

    un beszo peke =)

Anímate a comentar...