Confirmando Teorias

Ha pasado mucho tiempo desde que publiqué en mi audiolog, la breve disertación sobre la “Apertura longitudinal de manera simetrica del Kinder”. Mucho mas tiempo hace que la escribí para el viejo foro de los Fat Dogs. Pero fue ayer, cuando dos inconscientes jovencitas trataron de rebatirme. Tuvimos que ponernos manos al chocolate para probar empiricamente quien tenia razón. He aqui los resultados.

Lo primero, fue obtener varios sujetos de estudio, puesto que un caso es algo demasiado aislado y depende de las manazas de una sola persona. Asi pues, las detractoras de mi “Nuliversal” teoria, se encargaron de proveernos de un ejemplar a cada uno de los presentes.

Conspiracion Kinder 1
He aqui los cuatro sujetos de estudio. Prestos y dispuestos para cumplir su funcion existencial

Una vez comprobada la integridad de cada uno de los ejemplares y descartado todas las posibles taras o manipulaciones previas, nos pusimos manos a la obra.

He aqui los resultados de las cuatro pruebas:

Conspiracion Kinder 2
La irregular apertura de Marta
Conspiracion Kinder 3
La ligeramente mas precisa, pero no por ello certera apertura de Nury
Conspiracion Kinder 4
El entrañable destrozo de Aliste
Conspiracion Kinder 5
Y a mi que me dejen de cuentos que lo que quiero es ver mi juguete

Pero sin lugar a dudas, lo mas sorprendente no fue descubrir que yo tenia razón. Eso era algo que daba por hecho en todo momento. Sino descubrir que… ¡¡Han cambiado la archiconocida fundita amarilla de los juguetes por una harto mas sofisticada!! (bueno… salvo en el caso del Kinder de Nury) Es decir, han conseguido desarrollar un innovador sistema para el cartucho interior, pero siguen sin ser capaces de procurar la felicidad que aporta la simetria al incauto niño que se propone tal meta.

Conspiracion Kinder 6
El nuevo cartucho, además de tener unidas las dos mitades, es mas sencillo de abrir.

A partir de ahi, el dia solo podia ir a más. A pesar de que algunos se bajaron del barco antes de llegar a puerto. Un largo e intenso crescendo en el que nos vimos envueltos (bueno… no era exactamente envueltos) en una suerte de juegos que, lejos de acabar con nuestra salud (seguramente por la ausencia de heridillas) nos evitó pasar por la resaca. Y es que como dije en su momento, en las fiestas de Carbajales… dejame lamer esa pared, que necesito minerales.

Lamentablemente, si la realidad no habia golpeado lo suficiente con su inmisericorde mano horas antes, volvió a hacerlo del otro lado al encontrarnos tamaño desproposito:

Puerta del Leon
Si nos quitan El Leon… ¿que nos queda?

Anímate a comentar...