Noche…

Noche

La noche es larga. Al contrario de lo que ocurre con las mañanas, en la que sueles desperezarte durante horas para darte cuenta que ya es la hora de comer y aun sigues atontado, en la noche las horas pasan lentamente, en calma. Tienes tiempo para leer, escribir, jugar, ver y sobre todo para estar contigo mismo.

En mi noche, a menudo es inevitable que durante un largo rato, me siente mirando a cualquier punto de mi habitacion y piense. Medito sobre el dia, sobre los acontecimientos, sobre aquello que me hubiera gustado hacer de otro modo o sobre el rumbo que toman las cosas. La imaginacion de los niños vuela a la luz de las estrellas.

Se que soy raro, me lo han dicho cientos de veces. Me da igual. Lamentablemente, con la perdida de la inocencia, mi culto al dios Mithra dejo de ser lo que era. Hay algo de magico en la noche que no se puede explicar. Aquellos que han paseado por la ciudad a esas horas en las que ya nadie esta consciente sabe a lo que me refiero.

Es la ocasion en la que los duendes, las hadas y los gnomos hacen de las suyas, el momento de lo inexplicable, el contexto ideal para lo magico, aquella situacion en la que nos encontramos con uno de nuestros bienes mas preciados, el silencio. Y es que la noche, otorga al alma esa tranquilidad por la que aulla durante el dia.

Anímate a comentar...